jueves, 28 de marzo de 2019

EQUIPARACIÓN SALARIAL POLICIAL


 El Ministerio de Interior ha concedido un plazo de 45 días a la empresa responsable del estudio comparativo salarial de policías y guardias civiles con los mossos, tras exigirle que cambie la forma en que presenta el análisis del trabajo. Interior quiere un informe que concluya que con los 807 millones previstos en tres años se produce la equiparación salarial. No habrá equiparación salarial como lo planteaban Zoido, sindicatos y asociaciones de Policía y Guardia Civil ni como exige Jusapol, y paradójicamente eso puede ser una buena noticia.

La equiparación no es subir los mismos 500 euros al guardia civil de Chiclana que tiene vivienda gratis, al policía de las unidades adscritas de Andalucía, Valencia y Galicia que cobran 500 euros más al mes, que a los policías y guardias civiles del resto de España. El mismo salario para policías y guardias civiles de Cataluña, Baleares o Madrid sin vivienda que para quienes tienen vivienda o 500 euros más/mes de plus autonómico en ciudades y pueblos con una carestía de vida notablemente inferior, crea un agravio salarial entre compañeros muy superior al existente con los mossos.

Un policía/guardia civil en Cataluña, por coste de vida, conflictividad social, servidumbre de ser allí policía del Estado debe percibir un salario superior al de los mossos. Un policía/guardia civil en Madrid debe percibir un salario mayor que la policía local de la capital; un policía/guardia civil en Baleares, un salario que tenga en cuenta el precio de la vivienda, cuyo alquiler hoy es prácticamente el salario mensual, obligando a policías y guardias a costearla entre tres o cuatro para poder sobrevivir. Comparar esta situación con el guardia que vive en Chiclana con el mismo salario, carestía de vida infinitamente inferior y vivienda gratis, o con el policía de unidades adscritas que por llevar un escudo de la comunidad en el brazo percibe 500 euros más es un esperpento solo posible por la complicidad de políticos, mandos policiales, sindicatos y asociaciones representativas o no. Un policía/guardia civil en Madrid, Cataluña o Baleares debe cobrar mínimo 1.000 euros más al mes que el guardia civil de Chiclana, El Coronil, Morón… que tiene vivienda, o que el policía de la unidad adscrita a la Junta de Andalucía en Cádiz. Solo así habrá justicia salarial.

Lamentable y ridículo que Zoido prometiera una ley que impediría en el futuro desigualdades salariales con policías autonómicas, y peor que sindicatos y asociaciones lo creyeran. Ignoraban que sobre este asunto existe sentencia de 1982 del Tribunal Constitucional, tras el intento del gobierno de UCD apoyado por el PSOE de aprobar la conocida como LOAPA (Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico), declarando que es inconstitucional y va contra las competencias de las administraciones autonómicas contenidas en la Constitución. Lo que prometió Zoido no es legalmente posible. Para conseguir una equiparación sostenible en el tiempo es necesario cambiar la Constitución, restar las competencias en materia de distribución de sus propios recursos de comunidades autónomas y ayuntamientos, y cambiar unas cuantas leyes orgánicas. Hay quien creyendo que la nación, el mundo y el universo giran en torno a su ombligo por llevar uniforme, no reparen desde su ignorancia supina en esos "pequeños detalles". Visión lerda de analfabetos sociales que plantean cambiar la norma que es clave de bóveda de la convivencia desde hace 40 años con las mayorías que ello requiere como si fuera un mero trámite burocrático. Y por lo que se ve los ignorantes son muchos. Si se trata de cuantas formas de inmovilizar a una persona, o de identificar ilegalmente a millones de ciudadanos vulnerando sus derechos civiles evidencian un conocimiento profundo de habilidades sucias para llevarlo a cabo; si se tratar de conocer la Constitución que nos rige, nunca funcionarios públicos encargados de hacerla cumplir fueron tan ceporros.

Están encerrados en un asunto que no tiene salida legal alguna. Es una excusa para hacerse grandes, crear un sindicato que dijeron no crearían y después tener liberados, dar curso… hacer lo mismo que hoy critican de los sindicatos. La manera de alcanzar una equiparación salarial justa van por otras fórmulas retributivas.

En la Policía se creó hace años un plus para abonar cuantías en determinados territorios en función de parámetros como distancia al lugar de trabajo, carestía de vida, complejidad o peligrosidad. Afectaba negativamente a la situación de segunda actividad al reflejar retribuciones distintas según se estuviera en uno u otro territorio, lo que se solucionó en 2010 al permitirse ampliar la edad de permanencia en Activo voluntariamente hasta los 65 años. Este complemento retributivo de “grandes urbes”  permitiría que en Cataluña, Madrid, Baleares y otros territorios los policías pudieran cobrar una cuantía muy superior que la percibida en zonas con carestía de vida muy inferior, así como sobre aquellos que disponen de vivienda gratis total o perciben un plus por estar adscritos a comunidades autónomas. ¿Alguna organización de Policía o Guardia Civil o algún responsable político denunció esta discriminación entre miembros del mismo Cuerpo y propuesto soluciones? Todavía están a tiempo. Que se acabe la mentira de la equiparación salarial lineal es una buena noticia para abrir el camino a la equiparación salarial justa que pasa por los parámetros antes expuestos. Garantizar el mismo nivel de vida al policía/guardia civil en Cataluña, Baleares, Madrid… sin vivienda que al de cualquier pueblo con vivienda o plus autonómico exige unas retribuciones distintas. Eso es justicia salarial.